Y retomando el hilo del post anterior, continuamos con otros dos proyectos polémicos ubicados en la geografía española, ya sea por su extravagancia, su inviabilidad y/o su desvío presupuestario. Seguramente, uno de ellos está en el imaginario de muchos.

 

Índice de lo que podrás leer en este artículo

El Parque de La Gavia, en Madrid

pifias architect.bjc.es

Obra del premiado arquitecto Toyo Ito, el parque se sitúa en el Ensanche de Vallecas (Madrid). A raíz de las posibles olimpiadas 2020, la capital española se infla a proyectos, entre ellos, este parque de casi 40 hectáreas que iba a ser el parque del agua, el pulmón verde del distrito.

El proyecto, que no queda claro si ya está abierto al público o no, se tenía que desarrollar en tres fases. Por desgracia, solo gozó de buena salud la primera fase, con un coste de 7 millones de euros. La crisis mermó la realización de la segunda fase, dejando el parque en abandono. Todo este esfuerzo y dinero se vio transformado en terrenos pelados moldeados por los movimientos de tierra, árboles solitarios y lagunas secas.

parque-gavia3 architect.bjc.es

Por fin el ayuntamiento inicia, sea por vergüenza o intereses políticos, la segunda fase: el parque se extiende 22 hectáreas más, bajo un coste de 4,5 millones de euros. De los diez árboles de agua proyectados para purificar el agua procedente de la depuradora, se construyeron sólo tres y ahora no se utilizan. Además, se pretendía recuperar el arroyo de la Gavia, que serviría para albergar las competiciones olímpicas de aguas bravas en la candidatura de Madrid 2020.

parque-gavia architect.bjc.esPero lo cierto es que a día de hoy, el parque está prácticamente seco, las instalaciones están a medio construir creando zonas de riesgo para la seguridad de los ocupantes y, de la tercera fase de construcción, poco se sabe. El consistorio dice que el parque está abierto, aunque desde la Asociación de Vecinos del Ensanche se cree que está sin abrir. Poca agua se ve en el parque, una situación que se agudizó desde que en 2012 el ayuntamiento decretase “el apagón” de las fuentes ornamentales como medida de ahorro.

Al final, parece que los únicos beneficiarios del inmenso parque de La Gavia sean los conejos, que han invadido el terreno con agujeros para sus madrigueras, obligando así al ayuntamiento a instalar mallas en las bases de los árboles como medida de protección.

Imágenes: © Antonio José Villalta www.madridiario.es

 

Palau de les Arts de Valencia

pifias architect.bjc.es

Y para acabar, no podía faltar una obra del también galardonado arquitecto e ingeniero Santiago Calatrava. Seré breve puesto que ya se ha hablado mucho de los errores Calatrava. Inicialmente, el Palau de les Arts estaba presupuestado en 97 millones de euros, pero la construcción del edificio supuso un coste de más de 400 millones de euros, por el que el arquitecto cobró unos honorarios de 5,9 millones de euros.

palau-arts architect.bjc.esPor si este desvío presupuestario fuera poco, tan solo siete años después de inaugurarse, la fachada del edificio empezó a agrietarse y desprenderse. Casualmente, al séptimo año vencían las obligaciones financieras, así que fue la Generalitat Valenciana y por tanto, sus habitantes, quienes han tenido que financiar las costosas reparaciones. Por no hablar de los más de 4 millones de euros anules que cuesta su mantenimiento…

Calatrava hizo frente a las críticas en una entrevista en el magazine RIBA. En ella, admitió que los costes se habían disparado, pero que “sólo suponían 60 millones de euros anuales”, un porcentaje “menor” dentro del presupuesto total del municipio. No obstante, el arquitecto aprovechaba para recalcar el rol del Palau de les Arts, que consiguió reconvertir un área deteriorada y potenciar el turismo y la cultura en Valencia. Afirmaba que “estoy seguro que la gente está feliz, es una enorme instalación. No sólo ha situado Valencia en el mapa, sino que es el segundo complejo cultural más visitado de España, después de la Alhambra”.

pifias architect.bjc.es

En fin, dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que os dejo este corto video que repasa las diferentes pifias del polémico arquitecto. No es de extrañar que al final cuente con más demandas que premios.

 

Y aquí os dejamos el montaje El Vigo que pudo haber sido, vale la pena dedicarle unos minutos.